Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
  Camino > Fe > Cap 26
575

Algunos pasan por la vida como por un túnel, y no se explican el esplendor y la seguridad y el calor del sol de la fe.


576

¡Con qué infame lucidez arguye Satanás contra nuestra Fe Católica!

     Pero, digámosle siempre, sin entrar en discusiones: yo soy hijo de la Iglesia.


577

Sientes una fe gigante... —El que te da esa fe, te dará los medios.


578

Te lo dice san Pablo, alma de apóstol: "Justus ex fide vivit." —El justo vive de la fe.

     —¿Qué haces que dejas que se apague ese fuego?


579

Fe. —Da pena ver de qué abundante manera la tienen en su boca muchos cristianos, y con qué poca abundancia la ponen en sus obras.

     —No parece sino que es virtud para predicarla, y no para practicarla.


580

Pide humildemente al Señor que te aumente la fe. —Y luego, con nuevas luces, juzgarás bien las diferencias entre las sendas del mundo y tu camino de apóstol.


581

¡Con qué humildad y con qué sencillez cuentan los evangelistas hechos que ponen de manifiesto la fe floja y vacilante de los Apóstoles!

     —Para que tú y yo no perdamos la esperanza de llegar a tener la fe inconmovible y recia que luego tuvieron aquellos primeros.


582

¡Qué hermosa es nuestra Fe Católica! —Da solución a todas nuestras ansiedades, y aquieta el entendimiento y llena de esperanza el corazón.


583

No soy "milagrero". —Te dije que me sobran milagros en el Santo Evangelio para asegurar fuertemente mi fe. —Pero me dan pena esos cristianos —incluso piadosos, "¡apostólicos!"— que se sonríen cuando oyen hablar de caminos extraordinarios, de sucesos sobrenaturales. —Siento deseos de decirles: sí, ahora hay también milagros: ¡nosotros los haríamos si tuviéramos fe!


584

Enciende tu fe. —No es Cristo una figura que pasó. No es un recuerdo que se pierde en la historia.

     ¡Vive!: "Jesus Christus heri et hodie: ipse et in sæcula!" —dice San Pablo— ¡Jesucristo ayer y hoy y siempre!


585

"Si habueritis fidem, sicut granum sinapis!" —¡Si tuvierais fe tan grande como un granito de mostaza!...

     —¡Qué promesas encierra esa exclamación del Maestro!


586

Dios es el de siempre. —Hombres de fe hacen falta: y se renovarán los prodigios que leemos en la Santa Escritura.

     —"Ecce non est abbreviata manus Domini" —¡El brazo de Dios, su poder, no se ha empequeñecido!


587

No tienen fe. —Pero tienen supersticiones. Risa y vergüenza nos dio aquel poderoso que perdía su tranquilidad al oír una determinada palabra, de suyo indiferente e inofensiva —que era, para él, de mal agüero— o al ver girar la silla sobre una pata.


588

"Omnia possibilia sunt credenti" —Todo es posible para el que cree. —Son palabras de Cristo.

     —¿Qué haces, que no le dices con los apóstoles: "adauge nobis fidem!" —¡auméntame la fe!?


[Imprimir]
 
[Enviar]
 
[Palm]
 
[Guardar]
 
Traducir punto a:
Anterior Siguiente