Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
  Camino > Alegría > Cap 31
657

La verdadera virtud no es triste y antipática, sino amablemente alegre.


658

Si salen las cosas bien, alegrémonos, bendiciendo a Dios que pone el incremento. —¿Salen mal? —Alegrémonos, bendiciendo a Dios que nos hace participar de su dulce Cruz.


659

La alegría que debes tener no es esa que podríamos llamar fisiológica, de animal sano, sino otra sobrenatural, que procede de abandonar todo y abandonarte en los brazos amorosos de nuestro Padre-Dios.


660

Nunca te desanimes si eres apóstol. —No hay contradicción que no puedas superar. —¿Por qué estás triste?


661

Caras largas..., modales bruscos..., facha ridícula..., aire antipático: ¿Así esperas animar a los demás a seguir a Cristo?


662

¿No hay alegría? —Piensa: hay un obstáculo entre Dios y yo. —Casi siempre acertarás.


663

Para poner remedio a tu tristeza me pides un consejo. —Voy a darte una receta que viene de buena mano: del apóstol Santiago.

     —"Tristatur aliquis vestrum?" —¿Estás triste, hijo mío? —"Oret!" —¡Haz oración! —Prueba a ver.


664

No estés triste. —Ten una visión más... "nuestra" —más cristiana— de las cosas.


665

Quiero que estés siempre contento, porque la alegría es parte integrante de tu camino. —Pide esa misma alegría sobrenatural para todos.


666

"Lætetur cor quærentium Dominum" —Alégrese el corazón de los que buscan al Señor.

     —Luz, para que investigues en los motivos de tu tristeza.


[Imprimir]
 
[Enviar]
 
[Palm]
 
[Guardar]
 
Traducir punto a:
Anterior Siguiente