Josemaría Escrivá Obras
103

Esas palabras, que te han herido en la oración, grábalas en tu memoria y recítalas pausadamente muchas veces durante el día.

Anterior Ver capítulo Siguiente