Josemaría Escrivá Obras
109

Si no eres hombre de oración, no creo en la rectitud de tus intenciones cuando dices que trabajas por Cristo.

Anterior Ver capítulo Siguiente