Josemaría Escrivá Obras
114

La oración del cristiano nunca es monólogo.

Anterior Ver capítulo Siguiente