Josemaría Escrivá Obras
118

La santa pureza la da Dios cuando se pide con humildad.

Anterior Ver capítulo Siguiente