Josemaría Escrivá Obras
145

Frente de Madrid. Una veintena de oficiales, en noble y alegre camaradería. Se oye una canción, y después otra y más.

Aquel tenientillo del bigote moreno sólo oyó la primera:

     Corazones partidos

     yo no los quiero;

     y si le doy el mío,

     lo doy entero.

     "¡Qué resistencia a dar mi corazón entero!" —Y la oración brotó, en cauce manso y ancho.

Anterior Ver capítulo Siguiente