Josemaría Escrivá Obras
146

Me das la impresión de que llevas el corazón en la mano, como ofreciendo una mercancía: ¿quién lo quiere? —Si no apetece a ninguna criatura, vendrás a entregarlo a Dios.

     ¿Crees que han hecho así los santos?

Anterior Ver capítulo Siguiente