Josemaría Escrivá Obras
148

¿Por qué abocarte a beber en las charcas de los consuelos mundanos si puedes saciar tu sed en aguas que saltan hasta la vida eterna?

Anterior Ver capítulo Siguiente