Josemaría Escrivá Obras
150

Parece como si tu Angel te dijera: ¡tienes tu corazón lleno de tanta afección humana!... —Y luego: ¿eso quieres que custodie tu Custodio?

Anterior Ver capítulo Siguiente