Josemaría Escrivá Obras
156

No quieres sujetarte a la Voluntad de Dios... y te acomodas, en cambio, a la voluntad de cualquier criaturilla.

Anterior Ver capítulo Siguiente