Josemaría Escrivá Obras
158

Ahora son lágrimas. —¿Duele, eh? —¡Claro, hombre!: por eso precisamente te han dado ahí.

Anterior Ver capítulo Siguiente