Josemaría Escrivá Obras
172

Si no eres mortificado nunca serás alma de oración.

Anterior Ver capítulo Siguiente