Josemaría Escrivá Obras
177

No desaproveches la ocasión de rendir tu propio juicio. —Cuesta..., pero ¡qué agradable es a los ojos de Dios!

Anterior Ver capítulo Siguiente