Josemaría Escrivá Obras
183

¡Los ojos! Por ellos entran en el alma muchas iniquidades. —¡Cuántas experiencias a lo David!... —Si guardáis la vista habréis asegurado la guarda de vuestro corazón.

Anterior Ver capítulo Siguiente