Josemaría Escrivá Obras
192

Siempre sales vencido. —Proponte, cada vez, la salvación de un alma determinada, o su santificación, o su vocación al apostolado... —Así estoy seguro de tu victoria.

Anterior Ver capítulo Siguiente