Josemaría Escrivá Obras
193

No me seas flojo, blando. —Ya es hora de que rechaces esa extraña compasión que sientes de ti mismo.

Anterior Ver capítulo Siguiente