Josemaría Escrivá Obras
195

Tuvo acierto quien dijo que el alma y el cuerpo son dos enemigos que no pueden separarse, y dos amigos que no se pueden ver.

Anterior Ver capítulo Siguiente