Josemaría Escrivá Obras
198

Estos son los frutos sabrosos del alma mortificada: comprensión y transigencia para las miserias ajenas; intransigencia para las propias.

Anterior Ver capítulo Siguiente