Josemaría Escrivá Obras
199

Si el grano de trigo no muere queda infecundo. —¿No quieres ser grano de trigo, morir por la mortificación, y dar espigas bien granadas? —¡Que Jesús bendiga tu trigal!

Anterior Ver capítulo Siguiente