Josemaría Escrivá Obras
207

Agradece, como un favor muy especial, ese santo aborrecimiento que sientes de ti mismo.

Anterior Ver capítulo Siguiente