Josemaría Escrivá Obras
228

"Que pasen buena tarde" —nos dijeron, como es costumbre—, y comentó un alma muy de Dios: ¡qué deseos más cortos!

Anterior Ver capítulo Siguiente