Josemaría Escrivá Obras
229

Contigo, Jesús, ¡qué placentero es el dolor y qué luminosa la oscuridad!

Anterior Ver capítulo Siguiente