Josemaría Escrivá Obras
259

¡Todavía los escrúpulos! —Habla con sencillez y claridad a tu Director.

     Obedece... y no empequeñezcas el Corazón amorosísimo del Señor.

Anterior Ver capítulo Siguiente