Josemaría Escrivá Obras
294

No se veían las plantas cubiertas por la nieve. —Y comentó, gozoso, el labriego dueño del campo: "ahora crecen para adentro."

     —Pensé en ti: en tu forzosa inactividad...

     —Dime: ¿creces también para adentro?

Anterior Ver capítulo Siguiente