Josemaría Escrivá Obras
351

Con ese aire de suficiencia resultas un tipo molesto y antipático, te pones en ridículo, y, lo que es peor, quitas eficacia a tu trabajo de apóstol.

     No olvides que hasta las "medianías" pueden pecar por demasiado sabias.

Anterior Ver capítulo Siguiente