Josemaría Escrivá Obras
383

Si te ven flaquear... y eres jefe, no es extraño que se quebrante la obediencia.

Anterior Ver capítulo Siguiente