Josemaría Escrivá Obras
440

Cuando hayas terminado tu trabajo, haz el de tu hermano, ayudándole, por Cristo, con tal delicadeza y naturalidad que ni el favorecido se dé cuenta de que estás haciendo más de lo que en justicia debes.

     —¡Esto sí que es fina virtud de hijo de Dios!

Anterior Ver capítulo Siguiente