Josemaría Escrivá Obras
442

No admitas un mal pensamiento de nadie, aunque las palabras u obras del interesado den pie para juzgar así razonablemente.

Anterior Ver capítulo Siguiente