Josemaría Escrivá Obras
444

Nunca hables mal de tu hermano, aunque tengas sobrados motivos. —Ve primero al Sagrario, y luego ve al Sacerdote, tu padre, y desahoga también tu pena con él.

     —Y con nadie más.

Anterior Ver capítulo Siguiente