Josemaría Escrivá Obras
454

No juzguéis sin oír a las dos partes. —Muy fácilmente, aun las personas que se tienen por piadosas, se olvidan de esta norma de prudencia elemental.

Anterior Ver capítulo Siguiente