Josemaría Escrivá Obras
455

¿Sabes el daño que puedes ocasionar al tirar lejos una piedra si tienes los ojos vendados?

     —Tampoco sabes el perjuicio que puedes producir, a veces grave, al lanzar frases de murmuración, que te parecen levísimas, porque tienes los ojos vendados por la desaprensión o por el acaloramiento.

Anterior Ver capítulo Siguiente