Josemaría Escrivá Obras
464

¿Sabes que aquella persona está en peligro para su alma? —Desde lejos, con tu vida de unión, puedes serle ayuda eficaz. —¡Hala, pues!, y no te intranquilices.

Anterior Ver capítulo Siguiente