Josemaría Escrivá Obras
467

Libros. —Extendí la mano, como un pobrecito de Cristo, y pedí libros. ¡Libros!, que son alimento, para la inteligencia católica, apostólica y romana de muchos jóvenes universitarios.

     —Extendí la mano, como un pobrecito de Cristo... ¡y me llevé cada chasco!

     —¿Por qué no entienden, Jesús, la honda caridad cristiana de esa limosna, más eficaz que dar pan de buen trigo?

Anterior Ver capítulo Siguiente