Josemaría Escrivá Obras
468

Eres excesivamente candoroso. —¡Que son pocos los que practican la caridad! —Que tener caridad no es dar ropa vieja o monedas de cobre...

     —Y me cuentas tu caso y tu desilusión.

     —Sólo se me ocurre esto: vamos tú y yo a dar y a darnos sin tacañería. Y evitaremos que quienes nos traten adquieran tu triste experiencia.

Anterior Ver capítulo Siguiente