Josemaría Escrivá Obras
503

Soledad de María. ¡Sola! —Llora, en desamparo.

     —Tú y yo debemos acompañar a la Señora, y llorar también: porque a Jesús le cosieron al madero, con clavos, nuestras miserias.

Anterior Ver capítulo Siguiente