Josemaría Escrivá Obras
553

No olvides tus oraciones de niño, aprendidas quizá de labios de tu madre. —Recítalas cada día con sencillez, como entonces.

Anterior Ver capítulo Siguiente