Josemaría Escrivá Obras
606

Mira qué humilde es nuestro Jesús: ¡un borrico fue su trono en Jerusalén!...

Anterior Ver capítulo Siguiente