Josemaría Escrivá Obras
645

¡Qué fecundo es el silencio! —Todas las energías que me pierdes, con tus faltas de discreción, son energías que restas a la eficacia de tu trabajo.

     —Sé discreto.

Anterior Ver capítulo Siguiente