Josemaría Escrivá Obras
655

Nunca te habré ponderado con bastante encarecimiento la importancia de la discreción.

     —Si no es el filo de tu arma de combate, te diré que es la empuñadura.

Anterior Ver capítulo Siguiente