Josemaría Escrivá Obras
656

Calla siempre cuando sientas dentro de ti el bullir de la indignación. —Y esto, aunque estés justísimamente airado.

     —Porque, a pesar de tu discreción, en esos instantes siempre dices más de lo que quisieras.

Anterior Ver capítulo Siguiente