Josemaría Escrivá Obras
72

No me pongas al Sacerdote en el trance de perder su gravedad. Es virtud que, sin envaramiento, necesita tener.

     ¡Cómo la pedía —¡Señor, dame... ochenta años de gravedad!— aquel clérigo joven, nuestro amigo!

     Pídela tú también, para el Sacerdocio entero, y habrás hecho una buena cosa.

Anterior Ver capítulo Siguiente