Josemaría Escrivá Obras
744

Tú —si eres apóstol— no has de morir. —Cambiarás de casa, y nada más.

Anterior Ver capítulo Siguiente