Josemaría Escrivá Obras
752

Siempre. —¡Para siempre! —Palabras manoseadas por el afán humano de prolongar —de eternizar— lo que es gustoso.

     Palabras mentirosas, en la tierra, donde todo se acaba.

Anterior Ver capítulo Siguiente