Josemaría Escrivá Obras
756

Nosotros somos piedras, sillares, que se mueven, que sienten, que tienen una libérrima voluntad.

     Dios mismo es el cantero que nos quita las esquinas, arreglándonos, modificándonos, según El desea, a golpe de martillo y de cincel.

     No queramos apartarnos, no queramos esquivar su Voluntad, porque, de cualquier modo, no podremos evitar los golpes. —Sufriremos más e inútilmente, y, en lugar de la piedra pulida y dispuesta para edificar, seremos un montón informe de grava que pisarán las gentes con desprecio.

Anterior Ver capítulo Siguiente