Josemaría Escrivá Obras
767

Ese abandono es precisamente la condición que te hace falta para no perder en lo sucesivo tu paz.

Anterior Ver capítulo Siguiente