Josemaría Escrivá Obras
778

Es cuestión de segundos... Piensa antes de comenzar cualquier negocio: ¿Qué quiere Dios de mí en este asunto?

     Y, con la gracia divina, ¡hazlo!

Anterior Ver capítulo Siguiente