Josemaría Escrivá Obras
801

Aún resuena en el mundo aquel grito divino: "Fuego he venido a traer a la tierra, ¿y qué quiero sino que se encienda?" —Y ya ves: casi todo está apagado...

     ¿No te animas a propagar el incendio?

Anterior Ver capítulo Siguiente