Josemaría Escrivá Obras
804

Ayúdame a clamar: ¡Jesús, almas!... ¡Almas de apóstol!: son para ti, para tu gloria.

     Verás como acaba por escucharnos.

Anterior Ver capítulo Siguiente