Josemaría Escrivá Obras
810

Ese afán de proselitismo que te come las entrañas es señal cierta de tu entregamiento.

Anterior Ver capítulo Siguiente